Hay algo que lo cura todo y se llama amor propio...